Inicio / Médicos Especialistas / Ana Patricia, una doctora que lucha por una mayor calidad de vida en Puerto Vallarta

Ana Patricia, una doctora que lucha por una mayor calidad de vida en Puerto Vallarta

Dra. Ana Patricia López

Nació en la ciudad de Guadalajara el 02 de junio 1970. Egresó como médico cirujano partero de la U de G, donde realizó la especialidad de Oftalmología en el Centro Médico de Occidente; cuenta además con una subespecialidad en córnea en el Instituto de Oftalmología en México.

Orientada en la cirugía refractiva se dedica principalmente a tratar ulceras y enfermedades cornéales. Ha trabajado en hospitales privados de renombre, y fue parte del comité de trasplantes de corneas del Hospital Ángeles del D.F. Asimismo, ha laborado en conjunto con la Fundación Nacional de Trasplantes y además fue Presidenta del Colegio de Oftalmólogos de Torreón en Coahuila.

Cada año asiste a varios cursos de actualización de su especialidad. Está sumamente comprometida con sus valores y metas, entre las que está el ayudar a los pacientes a que se motiven y continúen en la lucha por una mayor calidad de vida, en la que su capacidad de ver siga a largo plazo. Ya que es una doctora especializada en realizar trasplantes de córnea y en Vallarta aún no se cuenta con las instalaciones y equipo adecuado para este tipo de operación. Ella brinda a los pacientes necesitados, un servicio completo e integral, en el que además de diagnosticar y viajar con ellos para realizar la cirugía, brinda asesoría y cuidados post operatorios en Vallarta.

 

Retinopatía Diabética

Es una enfermedad vascular de la retina y se origina por el daño producido en los vasos retinianos a causa de la descompensación metabólica de la diabetes. La pérdida de visión generalmente ocurre de forma brusca y en casos avanzados, provoca hemorragias y puede dejar al paciente ciego.

Generalmente las lesiones en ojos en pacientes diabéticos, aparecen en el lapso de 5 y 10 años de padecer diabetes, estas lesiones aparecen obligadamente en este tiempo de evolución, aunque no se tenga sintomatología, ya que son lesiones características de la enfermedad.

El mayor problema radica en que muchas veces los enfermos de diabetes piensan que se van a quedar ciegos, que no pueden hacer nada al respecto, es necesario que el paciente no se dé por vencido, que luche por salir adelante y trate de mejorar su calidad de vida, por lo que los doctores recomiendan hacerse chequeos una vez al año.

Si el paciente llega a tiempo a tratarse, tiene un 90% de probabilidades de no perder la visión completamente a largo plazo, es decir que toda su vida podrá ver. No es que se detenga el proceso, pero se controla, y el tratamiento adecuado ayuda a perder el mínimo de visión posible. Los 3 tipos de tratamientos que se sugieren, dependiendo el caso, son: Operación laser para la retina, cirugía vitrectomía y antiangiogénicos intraoculares. Son tres ejes de ataque que se pueden intercalar para mayor efectividad.

“Y usted, ¿Se ha preguntado si lo que ve es todo lo que puede ver? Con un tratamiento adecuado, puede mejorar su capacidad visual.

Pin It on Pinterest