Ana Marcela & Jean Paul…una magica historia de amor

0
106

Por: Jean Paul.
Ana Marcela, originaria de Puerto Vallarta, y Jean Paul originario de México D. F. Una pareja que rompe con los tabúes y tradicionalismos, una pareja hecha de amor, por amor, con amor.
Es tan difícil resumir en unos párrafos o, incluso, hasta en un libro una historia en que las peripecias del universo se hacen notar para reunir a lo que siempre unido estuvo.
Corría el año de 2001 y fue necesario mirarla una sola vez para hacer el decreto que hoy lo pone en el titulo de esposo de Ana Marcela, y este fue: ¿quién es ella? ¿Qué es esto que siento? Por esa mujer dejaría todo y haría todo; mas el universo es caprichoso y los decretos no siempre se manifiestan tan pronto como todos quisiéramos; de hecho, nos da probaditas de la gloria antes de permitirnos zambullirnos en ella.
Apenas con una año y medio de haber llegado a Puerto Vallarta, Jean Paul queda por completo como papá soltero y es allí donde Ana Marcela, después de mucho insistir Jean Paul, acepta ser la niñera de su hija Nikole. No fue necesario mucho tiempo para encender la llama de la pasión entre ellos y así comenzar una relación que no duraría mucho más de un año.
Ana Marcela se dedicó a trabajar en los famosos y ya no existentes cines Bahía de Puerto Vallarta, y así logró pagar sus estudios como terapeuta y así trabajar en las firmas mas importantes de los mejores hoteles de la Bahía de Banderas, mientras que Jean Paul trabajaba en los hoteles más reconocidos en ventas de paquetes vacacionales, lo cual era muy remunerador, a  comparación de el día que arribó a esta ciudad con tan solo 20 pesos en la bolsa y un trabajo provisional como bailarín.
Como ya mencioné antes, el universo es caprichoso  y juguetón, Ana Marcela se involucró en una relación donde, a pesar de los esfuerzos, el universo le tenía otro camino muy distinto. En esta relación hace su aparición triunfal un ángel llamado Ivana Sofía que, al igual que Ana Marcela, roba el corazón con la mirada.
Que irónico; Jean Paul se involucra también en una relación donde el universo, destino, Dios o como gusten llamarlo, también tenía un camino y una oferta muy diferentes, ya que a pesar de los esfuerzos, esta relación tampoco tuvo más tiempo del que hacía falta para que de allí hiciera su aparición triunfal un angelito llamado Maya, que al igual que su padre, dice todo con una mirada
Y cuando crees que es el momento más obscuro, es precisamente cuando va a amanecer.
Por segunda, vez Jean Paul queda como papá soltero, y literalmente en la peor ruina financiera de su vida, con dos motores de alto octanaje y mucho más caballos de fuerza que un Formula uno: Nikole y Maya. No hay limites y todo cuanto creo e imagino soy capaz de concebir, palabras que más que palabras son un estilo de vida y con ellas la fe y esperanza de que el amanecer estaba próximo a hacer su aparición.
Difícilmente encontramos hoy alguien que no sepa de sufrir con hipotecas y préstamos automotrices y amenazas de verse en el buró de crédito y perder el historial crediticio que tan celosamente se cuida,  Ana Marcela sufría el abandono, pero no estaba sola, estaba su gigante que, con mirada tierna y sin mas palabras que las que se necesitan para un berrinche; Ivanna daba aliento y esperanza a continuar más allá de lo que la fe puede dar, pero el amor rebasa.
Es necesario un momento de absoluta entrega y certidumbre para que nuestros deseos y decretos tomen forma.
No hay accidentes y el encontrarnos después de ocho años en una conversación por Messenger tampoco lo es: Ana buscaba un cambio, Jean alguien que lo asistiera en un proyecto de asesorías y servicios financieros, caprichoso universo, Dios, destino, no importa, nos volvimos a ver y solo se necesitó una fracción de momento para saber que nos habíamos estado buscando durante ocho años y no nos pudimos ver en otras personas.
El proyecto tuvo éxito ya que el amor fue quien le dio eso que se necesita para triunfar. En muy poco tiempo iniciamos otro proyecto llamado MAYVANIK (Maya, Ivanna, Nikole), un proyecto de amor hecho por una familia reconstruida: ayudar a mujeres de bajos recursos y mamás solteras a vender ropa sin invertir, ya que todo el capital de riesgo lo poníamos nosotros y, por ser un proyecto de amor, nos remuneró amor. Hoy, con varias boutiques de diferentes lugares de la República, y otros negocios como asaderos y refaccionarias podemos decir que es el amor y solo el amor lo que te lleva al éxito en tu vida.
No estamos conformes. Queremos gemelos. Ya les contaremos mas adelante.