Febrero 2011

0
82


El verdadero origen del día de los enamorados o San Valentín se desconoce; sin embargo, hoy en día se celebra en todo el mundo desde hace mucho tiempo por varias culturas.
Durante febrero, en los países nórdicos, es cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor y de creación.
Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al Dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del Dios a través de regalos u ofrendas para encontrar al enamorado ideal.
En Inglaterra celebraban la “fiesta de los valentinus”, baile donde se presentaban a hombres y a mujeres para que formaran parejas. Muchas de estas parejas se convertían en marido y mujer y consolidaban su unión el día de San Valentín.
Roma, en el sigo III, vivía en constantes guerras, el cristianismo era perseguido y prohibía que los soldados se casaran, ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla. Valentín, un sacerdote cristiano, ante tal injusticia, decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de romanos.
Valentín se convierte en protector de los enamorados y realiza bodas secretas desobedeciendo al emperador Claudio II, quien llama al sacerdote y éste aprovecha la visita para hacer propaganda de la religión cristiana sin éxito. Finalmente, el emperador romano ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote. La misión de condenarlo tuvo que llevarla a cabo el lugarteniente Asterius. Éste, cuando estuvo delante del sacerdote, se burló de la religión cristiana y quiso poner a prueba a Valentín. Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio. San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero.
Mientras estuvo encerrado, su carcelero le pidió que diera clases a su hija Julia, a base de lecciones y horas juntos, Valentín se enamoró de la muchacha. La víspera de su ejecución, envió una nota de despedida a la chica en la que firmó con las palabras “de tu Valentín”, de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en la actualidad y de la expresión de despedida “From Your Valentine”.
Por aquel entonces, era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del Dios Lupercus, Dios de la fertilidad, que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.
El cuerpo de San Valentín se conserva actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.
San Valentín se ha convertido en el patrono de todos los enamorados y de todas aquellas personas que quieren tener una pareja.