Trucos para descubrir cuándo alguien miente

0
80

Descubrir cuándo alguien miente es posible si se llevan a cabo una serie de observaciones y análisis del interlocutor:

Cuando alguien miente su forma de hablar, de gesticular y sus mismos gestos cambian de forma muy sutil. Son cambios prácticamente imperceptibles que, sin embargo, pueden detectarse siguiendo una serie de trucos y poniendo mucha atención en cada palabra y mueca del interlocutor, ya que sus gestos y movimientos suelen delatarle.
El mentiroso suele adoptar una postura defensiva. Ante cualquier duda de su interlocutor intentará evadir las preguntas o, en el caso de responderlas, se limitará a afirmar su postura y a negar las acusaciones, sin aportar pruebas creíbles que avalen su historia. Tratará de cambiar de tema súbitamente, intentando tomar el control de la conversación y derivándolo hacia otros asuntos menores. Cuando alguien que no ha mentido es acusado de mentiroso, intentará por todos los medios de aclarar el asunto. El mentiroso hará lo contrario.
Para descubrir cuándo alguien miente es importante fijarse en su forma de contestar a las preguntas. Muchos mentirosos usan la muletilla de repetir la pregunta antes de contestar. Es un truco que les permite ganar más tiempo antes de inventarse una respuesta.
Lenguaje gestual y corporal
Cuando alguien miente sus gestos, muecas y posturas pueden delatarle. Normalmente los gestos y emociones durante la mentira se vuelven poco naturales, duran menos tiempo de lo habitual o son demasiado exagerados. Los mentirosos suelen mantener un gesto frío y suelen evitar mirar a los ojos. Un parpadeo especialmente rápido puede indicar el momento de una mentira. También debe observarse si la sonrisa es sincera o forzada. Si al sonreír el resto de su cara se mantiene relajada es que está mintiendo.
Cuando alguien miente suele estar más nervioso de lo habitual. Aunque trate de ocultarlo se puede comprobar observando distintas partes de su cuerpo. Si respira de forma acelerada lo más seguro es que esté ocultando algo. También se puede detectar en los gestos de sus manos. Si las utiliza para taparse la cara, para rascarse de forma exagerada o tiene movimientos incontrolados y extraños poco usuales en esa persona es posible que esté mintiendo.
Por último la postura corporal también puede ayudar a descubrir cuándo alguien miente. El mentiroso suele alejarse de la conversación, adoptar una postura rígida, cruzar los brazos y las piernas o mover constantemente la punta de los píes. El mentiroso por lo general está incómodo, por lo tanto tratará de alejarse de la conversación o terminarla cambiándose de sitio de forma sospechosa.
Fuente: www.utilidad.com