Equidad de Género, una utopía en México en la opinión de Jhovanee Monge

0
121

Reflexionando sobre los logros de las mujeres en el mundo y los retos que hay que afrontar para lograr la igualdad de género, sin duda aun falta mucho por hacer.
Las cifras sobre la situación de violencia de género estructural que padecen las mujeres con la omisión y la complicidad del Estado son verdaderamente impactantes, esta situación deriva de estructuras patriarcales y machistas todavía muy asentadas en nuestro País.
En México, el año pasado 41.8 por ciento de las mujeres de 14 años y más formaron parte de la Población Económicamente Activa (PEA), de las cuales 95.9 por ciento combina sus actividades laborales con los quehaceres del hogar, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
26.6% de las mujeres asalariadas (6.1 millones) han sido discriminadas en sus trabajos por el hecho de ser Mujer.
El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) ubicó a México en el sitio 89 en el Reporte de Equidad de Género 2011, de un total de 135 países, quedando por debajo de la mayor parte de las naciones de América Latina.
De los cuatro rubros valorados, en el que peor estamos calificados es en participación económica y oportunidades para la mujer, con el lugar 109.
42.4 por ciento de las mujeres en México, a partir de los 15 años, ha recibido agresiones emocionales; y 13.5 por ciento de esta población sufrió violencia física con daños permanentes o temporales. INEG 2011
En México tres de cada 10 personas consideran que los golpes o el maltrato son “asunto de familia que debe quedar ahí”, de acuerdo con INEG 2011
Según estimaciones de 2010, de la Secretaría de Salud Federal, ocurren alrededor de 120.000 violaciones al año, aproximadamente una cada cuatro minutos.
Hay 200.000 mexicanas explotadas sexualmente en el extranjero y cerca de 50.000 extranjeras explotadas en México
En el estado de Jalisco, de enero de 2009 a agosto de 2010, se reportaron un total de 385 mujeres y niñas desaparecidas (198 casos corresponden al año 2009 y 187 al año 2010); en 255 (66%) la edad de las mujeres y niñas desaparecidas oscila entre los 10 y 17 años de edad.
La equidad de género en nuestro país, no es un tema del cual hablar sino un problema que demos resolver, a pesar de los avances logrados, continúa rezagado, en el ámbito político, empresarial y familiar las mujeres tienen muy poca participación en la toma de decisiones que las afectan.
Existe un amplio consenso de que la ONU es la plataforma más inclusiva e integral para componer una agenda global de desarrollo y poner sobre la mesa las opiniones de todos los gobiernos y los diversos actores sociales, desde la sociedad civil, el sector privado, la academia e institutos de investigación hasta fundaciones filantrópicas e instituciones internacionales.
México es uno de los países que forman parte de los Objetivos de desarrollo del Milenio de la ONU y Puerto Vallarta fue uno de los primeros municipios en integrarse a este ambicioso programa de desarrollo integral que entre otros importantes puntos toca la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres.
Tuve el privilegio de ser invitada a participar como miembro de esta iniciativa durante la administración de Javier Bravo en 2007, al igual que otras destacadas empresarias y activistas sociales; desafortunadamente, no se dieron los factores clave para que los proyectos presentados concluyeran con éxito. Bien valdría la pena que la actual administración reviviera este interesante programa para incluir el componente de género en todos los programas de gobierno, leyes, normatividades y reglas de operación con el apoyo de estos programas.
Los objetivos de desarrollo del Milenio (ODM). Condensan ocho objetivos concretos que se acordaron globalmente, con metas que tienen un plazo de cumplimiento preestablecido e indicadores para medir el progreso en las áreas de: alivio de la pobreza, educación, igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, salud materna e infantil, reducción del VIH/SIDA y enfermedades transmisibles, sostenibilidad ambiental, y construcción de una Alianza Mundial para el Desarrollo.
Existen diversos foros en los cuales se reconoce la importante labor de la mujer, asociaciones civiles y gubernamentales entregaran reconocimientos y aplausos a mujeres destacadas en diversos ámbitos de nuestra comunidad, pero el verdadero reconocimiento se requiere en el ámbito familiar y laboral, que los hombres estén dispuestos a compartir el poder y la toma de decisiones que permitan mayor participación en la vida política, económica y social de nuestra comunidad.
Un reconocimiento y mi profunda admiración, a todas aquellas mujeres que abren nuevos caminos en ambientes tradicionalmente dominados por el genero masculino.